Últimas Entradas a la Venta

Inscripciones Cerradas

La Nueva Imagen

El Mayor cambio en el Certamen des del 2005, a cargo de David Avilés.

Con una firme visión de la importancia del certamen para la ciudad y los artistas nacionales que año tras año acuden a celebrar una noche de emociones en Tarragona, pero también con la voluntad de modernidad que todo proyecto artístico necesita, la asociación Amics de la Part Alta da paso a una nueva marca local y nacional para la celebración del certamen anual de Drag Queens y Kings en Tarragona: Tarragona Drag. 
 
 La nueva imagen gráfica corre a cuenta del diseñador gráfico e ilustrador David Avilés (Lleida, 1988), quien fusiona en el logotipo historia y cultura queer con elementos gráficos que cuentan la lucha y aspiraciones de los artistas drag. 
 
 El cambio más notorio es, sin duda, la simplificación en la denominación del evento: del anterior “Certamen Drag Queen y King de Tarragona” a Tarragona Drag,  que servirá para nombrar tanto al Certamen anual como a futuros actos relacionados que se promuevan en la provincia. Así, con una marca más clara y fácil para el gran público, se busca expandir la escena drag en nuestro territorio y mostrarla de manera efectiva a muchas más personas. 
 
 También el uso de los símbolos ha sido determinante, abandonando el manido zapato de tacón, pues a partir de esta edición será una corona la protagonista del logo del Certamen, elemento que a lo largo de la historia no sólo ha representado el poder, la abundancia y la opulencia sino que también ha servido de espejo para muchos artistas LGBTIQ+ que se han mirado en él para proyectar sus ambiciones y deseos de una vida mejor. Así, la corona recuerda los primeros concursos (pageants) de Estados Unidos, la lucha de referentes como Crystal LaBeija por el respeto a esta disciplina artística y la feminidad y liberación que aporta vestirse y crear una nueva identidad. 
 
 La tipografía escogida acompaña a esta idea: la fuente principal, Bell MT Bold, de la familia de las reales, juega con esa idea neoclasicista de formas fastuosas de trazos gruesos y finos pero atemporales al mismo tiempo, que recuerda a la opulencia de la realeza y a la extravagancia de las drag queens, pero también a la seriedad y a la serenidad que toda competición debe procurar. 
 
Tras la corona, un triángulo invertido de color rosa unifica el diseño, reapropiándose como otros tantos activistas de un símbolo utilizado históricamente contra las personas LGBTIQ+ y que hoy es emblema de orgullo y dignidad del colectivo. Además, el color rosa del triángulo, junto con el púrpura de la corona, ofrecen un mensaje actualizado de feminismo y aceptación de la diversidad en el género. 
 
En conclusión, respetar y dar a conocer la cultura drag para poder avanzar y que nuevos artistas se apoyen en ella y avisten nuevos horizontes en nuestro territorio.